La Plata y sus últimos 6 Buzones

Hitos urbanos de un pasado no tan lejano, piezas clave en el rompecabezas de la nostalgia para varias generaciones, los buzones platenses siguen dando pelea contra el olvido, con sus huellas de desgaste y algunos mas descuidados que otros, están presentes  desde hace casi un siglo. Son parte de “Un mundo conectado a internet, donde hay quienes prefieren la modalidad de expresión y los matices que permite una carta de puño y letra ” aunque hace mucho que prácticamente no reciben cartas y la recolección de las mismas es un misterio a medida que los buzones se alejan del centro platense.
 laplata
Están ahí, son tan solo 6 esquinas interactuando con nosotros o invisibilizados por la vorágine de la capital bonaerense, los buzones metálicos se yerguen en 1 y 36, 8 y 34, 47 y 16, 51 y 21, 7 y 61, y 6 y 50.

En la intersección de 8 y 34 se encuentra el quizás mejor conservado de todos. Fabricado por la firma BASH Hermanos en los porteños Talleres del Fénix, los vecinos explican que “lo restauraron hace poco”. También el buzón de 1 y 36, con base de adoquines, fue armado en los Talleres del Fénix. El de 16 y 47, en cambio, lo firmaron L. Sanz e Hijos. Rodeado de pasto, sufre frecuentes episodios vandálicos al cuidado del  tapicero y restaurador Guillermo Zanetti que suele espantar a los jóvenes que intentan explotar petardos o usarlo de basurero, según el mismo cuenta orgulloso.

En 51 y 21, la hechura del reservorio postal, compañía habitual para quienes esperan el colectivo, es de los Talleres Metalúrgicos Vasena, tristemente célebres por la represión estatal en las huelgas de la Semana Trágica. Su puerta está algo vencida y la cerradura violentada, Los dos buzones restantes, en 7 y 61 -carcomido en la base, lleno de afiches políticos y restos de engrudo- y en 6 y 50 -patrimonializado por Correo Argentino- son de los talleres Vasena.

Cuenta la historia que los buzones en La Plata fueron colocados por primera vez en 1884. En las décadas siguientes se multiplicaron por decenas y mantuvieron su plena vigencia hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX; la aparición de las empresas de correo privado, y la chance de dejar cartas en locutorios y kioscos, fueron sumiéndolos en la obsolescencia y el olvido. Varios de los que quedan -por ejemplo, el de 1 y 36- se salvaron del desguace por pedido de los vecinos.

Desde Rescatando Buzones los sumamos a nuestro inventario y pronto elegiremos uno de estos 6 para rescatarlo junto a asociaciones de patrimonio de La Plata!

laplata1

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s